Category Archives: Papa Benedicto XVI

El Papa explica el sentido de los monasterios en el siglo XXI

El silencio no es nada mas necesario para las monjas y monjes en conventos pero para todas las personas no importe su vocacion o el lugar donde se encuentre. En nuestra vida necesitamos silencio para orar. No podemos esperar para orar nada mas durante la Misa sino que hay que hacerlo todos los dias. El silencio nos permite hacer eso. Muchas veces nuestra sociedad esta lleno de ruido con la television, la musica, el telefono y la computadora. Nos olvidamos de orar porque siempre hay ruido. Crear silencio interior en nuestra vida es esencial para llegar a un entendimiento de Dios y de la Iglesia. Sin silencio no podemos mejorar nuestra relacion con Dios ya que no oramos. El catolicismo es una religion basada en la fe y la razon. El silencio nos ayuda a mejorar estos dos aspectos en nuestras vidas. 

Beato Carlos Rodriguez, intercede por Puerto Rico. San Miguel Arcangel, defendenos en la batalla. Dios nos bendiga!

Anuncios

Indulgencia planaria durante la celebracion del V Centenario de la Iglesia

El Papa ha dado una indulgencia plenaria a todos aquellos que hayan atendido la Misa solemne para el aniversario de quinientos anos de la fundacion de la Iglesia Catolica en Puerto Rico:

Indulgencia plenaria durante la celebracion del V Centenario de la Iglesia

Escrito por Veronica Cruz Pillich para el Visitante

El Santo Padre Benedicto XVI otorgará la Indulgencia Plenaria a todos los fieles que asistieron a la Solemne Misa con motivo de la celebración de los 500 años de la Fundación de la Iglesia Católica en Puerto Rico.

“El Romano Pontífice dará la bendición con indulgencia plenaria a todos los aquí presentes que estén verdaderamente arrepentidos y hayan confesado, comulgado y orado por el Sumo Pontífice y sus intenciones o lo realice en los próximos días. Puede recibir estas indulgencias aquellos que a través de la radio o la televisión vean devotamente la transmisión de esta ceremonia, rueguen a Dios por nuestro Santísimo Padre Benedicto XVI, por nuestro Arzobispo Roberto y por la Santa Madre Iglesia y procuren permanecer en plena comunión con ella y en Santidad Divina”, lee el Decreto divulgado ayer en la Parroquia Santa Teresita, en Santurce.

Para entrar en dicha gracia, hay que cumplir con las acostumbradas condiciones de confesión sacramental, comunión eucarística y oración con las intenciones del Sumo Pontífice. Además, se alcanzará la indulgencia “por medio de la visita a la Catedral Metropolitana y Basílica Menor de San Juan Bautista, así como las otras catedrales y santuarios existentes en nuestra provincia eclesiástica de Puerto Rico, participando en estos lugares sagrados, de alguna celebración sagrada o dediquen un tiempo adecuado a la reflexión, concluyendo con el Padre Nuestro, el Credo e invocando a la Santísima Virgen y a San Juan Bautista”, señala el documento.

“Los hermanos ancianos, enfermos, confinados y los que por causa grave no puedan visitar estos lugares podrán ganar la indulgencia plenaria con la constricción de todos los pecados, con la intención de sentir las tres condiciones acostumbradas y uniéndose espiritualmente a las celebraciones y peregrinaciones jubilares, ofreciendo sus oraciones y dolores al Dios Misericordioso por medio de María. A Dios nuestro Señor, sea la Gloria, ahora y por siempre”, establece el texto. El último día para recibir la indulgencia plenaria de este año jubilar es el 25 de diciembre de 2012, fecha en que llegó el primer obispo a Puerto Rico, Don Alonso Manso.

La Iglesia tiene una doctrina de indulgencias establecida. Prontamente revisare lo que dice el catecismo con respecto a las indulgencias. No obstante las indulgencias no son una substitucion al sacramento de confesion. Las indulgencias nada mas remite la pena temporal del fiel, no pueden perdonar el pecado. Sin embargo esto es una bendicion de parte del Papa para los fieles puertorriquenos que debemos de aprovechar.

Beato Carlos Rogriguez, intercede por Puerto Rico. San Miguel Arcangel, defiendenos en la batalla. Dios nos bendiga!